Facebook Twitter Google +1     Admin

La información es la base de tu opción ... y nosotros nunca te la ocultamos.

Códigos QR / Qr Codes
CON TU COLABORACION Y APOYO PODEMOS LOGRAR QUE ESTE BLOG DE NOTICIAS Y SU WEB SEAN DE LO MEJOR... ¡PARTICIPA CON TUS IDEAS Y OPINION!

Temas

Enlaces

 

Ampliar la visión a los orígenes y circunstancias de algunos personajes especialmente protagonistas en la historia siempre ayuda a entender mejor las cosas…

20130520110429-merkel-putin.jpg

Ángela Merkel o la destrucción de Europa

Opinión: Por Pedro L. Angosto

nuevatribuna.es

 

En Das erste leben der Ángela M (La primera vida de Ángela Merkel), libro que acaba de aparecer en Alemania, los periodistas Ralf Georg Reuth y Günther Lachman, basándose en cientos de testimonios orales de personas que trabajaron y militaron con/o a su lado, afirman que la canciller alemana no sólo fue, como ella admite, militante de las Juventudes Comunistas de la antigua República Democrática alemana, sino que ocupó la Secretaria de Agitación y Propaganda y colaboró con la Stasi, la policía política de Erich Honecker. La pertenencia a las juventudes comunistas de Merkel podría haber sido algo parecido a lo que ocurría aquí durante el franquismo, cuando la inmensa mayoría de los jóvenes fueron miembros obligados de la OJE, lo grave del caso es que Merkel comenzó a militar cuando el régimen empezaba a descomponerse y que ocupó cargos de la máxima relevancia, que su pregonado pragmatismo le llevó a entrar en la CDU, Unión Cristiano Demócrata muy poco después de la caída del muro de Berlín y que para su meteórica ascensión contó con el aval de dos destacados miembros del Partido Comunista de la RDA, repentinos conversos democristianos como ella y depurados después por su pasado prosoviético.

 

Estos datos personales ayudan a conocer la personalidad de quien hoy, por asentimiento del resto de los líderes europeos, rige los destinos de Europa sin que nadie ose toserle. Nada tendría de extraño que Merkel, que viajó varias veces a Gori, localidad natal de Stalin, y a Moscú para rendir homenaje al dirigente soviético, hubiese evolucionado políticamente con el tiempo, lo que si choca estrepitosamente  con la razón es ese cambio radical que ella intenta justificar hablando de pragmatismo vital y que no es otra cosa que oportunismo logrero de diccionario. Es muy posible que si la RDA siguiese existiendo, hoy Merkel ocupase un destacado cargo en la política de ese país, pero como no existe y ella sólo se rige por el pragmatismo optó por ocuparlo en la nueva Alemania y en la vieja Europa, encargándose de pasar a la historia por ser la persona que está colaborando con más ahínco a la destrucción del estado del bienestar europeo que, en buena parte surgió como respuesta occidental a la supuesta “amenaza” de su querida Unión Soviética. Se ha hablado mucho del peligro que esconden en su interior los conversos, y como muestra sirva el ejemplo del Inquisidor español Torquemada, quien con sangre judía en sus venas no dudó en perseguir con saña a los suyos hasta el extremo de ser uno de los impulsores del Edicto de Granada que decretaba su expulsión de los territorios de sus católicas majestades.

 

Con esos antecedentes, con esos cambios de ideología tan incomprensibles como carentes de coherencia, es muy fácil entender el comportamiento de Merkel, convertida hoy en máxima adalid de las políticas económicas más ultraliberales del mundo, incluido Estados Unidos. Pero no es ella la única responsable. Ni su personalidad, ni su capacidad política, ni, por supuesto, su carisma, del que carece por completo, le habrían permitido llegar hasta donde hoy está ni hacer lo que hace si antes no hubiesen ocurrido otras cosas. La primera de ellas fue la calamitosa decisión de Mitterand al dar su visto bueno, pese a los consejos contrarios de sus asesores, para que el Banco Central Europeo tuviese su sede en Alemania y fuese dirigido de facto por el gobierno alemán; la segunda, el apoyo incondicional de toda Europa a la unificación alemana, proyecto que se tragó miles de millones de euros y que ha condicionado la deriva autoritaria y germanocentrista de la política de ese país; y la tercera, la ampliación incomprensible de la UE a veintisiete países cuando todavía no se había avanzado lo suficiente ni en el camino de la cohesión social, ni en el de la unión política de los países que hasta entonces la componían, dando lugar a un monstruoso ente ingobernable que lleva en su interior la semilla de la autodestrucción.

 

Si a los tres factores antes enunciados, añadimos que el Reino Unido no tiene amigos ni enemigos sino intereses, que sus alianzas con otros países sólo pretenden sacar su particular beneficio sin arriesgar nada, tenemos de nuevo encima el problema de la Gran Alemania, una país dirigido por una excomunista hoy muy cristiana, que cuenta con un inmenso vivero de mano de obra barata en los países que antes formaron parte del bloque soviético y en los mediterráneos, que ha aprendido de los británicos más de lo posible sobre el interés particular y que ordena la política económica europea a su antojo a través del Banco Central Europeo, que no es sino una sucursal del Deutsche Bank y del Bundestag. Sólo así se comprende que los únicos bancos europeos que no hayan sido examinados con minuciosidad por las autoridades financieras, pese a las muchas sospechas que hay sobre su solvencia, hayan sido los alemanes; que el susodicho banco central no se haya convertido en algo parecido a la Reserva Federal Norteamericana y se dedique a prestar a los bancos al uno por ciento para que, tras subir artificialmente la prima de riesgo de los países periféricos, se dediquen a comprarles deuda al cinco por ciento; que sean la banca alemana, que prestó a mansalva para que fuesen posibles las burbujas inmobiliarias de España, Grecia e Irlanda, y el Estado alemán los principales beneficiarios de los movimientos especulativos urdidos en torno a las deudas soberanas; que no fluya el crédito ni a las empresas ni a los consumidores de países como España o Italia; que la pobreza sea una realidad que recorre Europa con botas de siete leguas y que el modelo económico, social y político que hasta hace unos lustros imperaba en el continente esté siendo demolido del mismo modo que lo fue el muro de Berlín.

 

Ángela Merkel es un personaje de la misma escuela que Putin, una conversa de la peor calaña, pero sería ingenuo achacar a ella tal capacidad de hacer daño. Sucede que a veces, en la historia, personajes menudos como Hitler o Franco, se encaraman al poder de modo extraño y resumen en ellos los peores anhelos del alma perdida de sus países. Ángela Merkel no cree en la Unión Europea, tampoco en el Euro, no cree absolutamente en nada más que en ella, pero ahí está, y seguirá defendiendo su europeísmo mientras Europa sirva al engrandecimiento de Alemania y al suyo propio. No hay nada más terrible que dejar a una mediocre rodeada de mediocres ciegos de codicia el libro blanco de la historia para que lo escriban a su capricho. Y eso es lo que está haciendo Merkel ante la pasividad de los ciudadanos de su propio país, que entre parados y minijobs tiene más de catorce millones de personas, y los del resto de la Unión. Y lo conseguirá, Merkel y los suyos están escribiendo, de nuevo, la historia de la destrucción de Europa. En nuestras manos, como siempre y como todo, está evitarlo. No queda demasiado tiempo.

20/05/2013 11:04. Administrador ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris