Facebook Twitter Google +1     Admin

La información es la base de tu opción ... y nosotros nunca te la ocultamos.

Códigos QR / Qr Codes
CON TU COLABORACION Y APOYO PODEMOS LOGRAR QUE ESTE BLOG DE NOTICIAS Y SU WEB SEAN DE LO MEJOR... ¡PARTICIPA CON TUS IDEAS Y OPINION!

Temas

Enlaces

 

Al parecer todo se va solucionando… ¿salvo alguna cosa?...

20150616104344-vestuarios-huca.jpg

Inspección de Trabajo obliga al HUCA a corregir el área de talleres y vestuarios

El centro deberá habilitar un segundo espacio, próximo a hospitalización, con taquillas y aseos. De demorarse la solución el caso se llevará a la Fiscalía

Foto.- Vestuarios del HUCA.

Laura Fonseca, en El Comercio.

En los primeros meses de arranque del nuevo HUCA, el complejo hospitalario que el pasado domingo cumplió su primer año de andadura, la Junta de Personal y los sindicatos llegaron a cursar más de 700 denuncias por fallos, averías, falta de seguridad laboral y un sinfín de deficiencias acumuladas en los edificios que conforman La Cadellada. Algunos de esos problemas se han ido solucionando en estos doce meses de singladura, pero otros no solo persisten sino que se han agravado. Tanto, que la Inspección de Trabajo ha vuelto a reprender a la dirección del hospital y la ha conminado a buscar una solución urgente bajo riesgo, sino, de llevar el asunto ante la Fiscalía. Lo más sangrante es lo que ocurre en los talleres del hospital, ubicados entre las urgencias y la morgue, en un espacio interno cuyos muros de hormigón no han sido siquiera recubiertos y donde, además, no hay sistema de ventilación. Los trabajadores llevan un año reclamando que se adecente la zona, en la que por no haber no hay ni aseos, lo que obliga al personal a tener que caminar más de 300 metros en busca del lavabo más cercano.

En los talleres, a los que está adscrita una plantilla de más de un centenar de personas, se llevan a cabo todo tipo de reparaciones de piezas y muebles del hospital. Sillas, puertas, camas y hasta novísimas butacas ya estropeadas del salón de actos, se acumulan en el segundo sótano de La Cadellada que se ha convertido en improvisado almacén de todo tipo de objetos. En los talleres, los técnicos deben manipular, cortar o limar materiales metálicos y de madera, por lo que la contaminación del ambiente es la tónica habitual (se producen gases de combustión), sobre todo, ante la falta de un sistema de ventilación. Algunos trabajadores se han negado a soldar «porque a este paso vamos a morir contaminados», se quejaba uno de ellos ante EL COMERCIO… (leer más)

VER NOTICIA ANTERIOR RELACIONADA

16/06/2015 10:43. Administrador ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris