Facebook Twitter Google +1     Admin

La información es la base de tu opción ... y nosotros nunca te la ocultamos.

Códigos QR / Qr Codes
CON TU COLABORACION Y APOYO PODEMOS LOGRAR QUE ESTE BLOG DE NOTICIAS Y SU WEB SEAN DE LO MEJOR... ¡PARTICIPA CON TUS IDEAS Y OPINION!

Temas

Enlaces

 

Definitivamente concluido, sólo falta la Ley dónde se definirá la gestión pública, privada o mixta del centro…

20170115093208-stephen-hawking-centro-acceso.jpg

El Sthepen Hawking puede abrir sus puertas este año

Foto.- El recién habilitado acceso exterior al centro.

M. VARELA, en El Comercio

Este podría ser el año de la apertura del centro de referencia estatal Sthepen Hawking de Langreo para lesionados medulares. A esta esperanza se agarra Langreo ante las últimas consultas realizadas tanto al Principado como a los representantes del Gobierno central. Todo apunta a que se está trabajando en la redacción de la ley nacional que definirá su uso y gestión, y que es el último paso para su apertura.

La próxima semana podría ser crucial para conocer fechas y plazos aproximados de este esperado paso. El regidor, Jesús Sánchez, revelaba ayer las buenas perspectivas: «Esperamos que este año se pueda poner en uso de forma paulatina el centro y que se avance hacia su apertura total». Para ello, espera que la próxima semana pueda reunirse con representantes del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) en Madrid y «concretar fechas y plazos».

El centro está terminado. Subsanados los problemas de humedades, se han habilitado los accesos exteriores, se ha urbanizado toda la zona e incluso, como recordaba Sánchez, «nos han confirmado hace tiempo que hay dinero para afrontar su equipamiento». En 2016 se consignó en los presupuestos nacionales una partida de un millón de euros para este cometido y 250.000 euros para su gestión.

Una de las principales incógnitas, que se definirá en la ley que debe tramitarse es la gestión del centro hospitalario. Aunque Langreo ha defendido la gestión pública, ahora parece que deberá confirmarse con un modelo mixto con alguna institución privada. El Imserso podría optar por dejar a la gestión pública la atención directa a los usuarios, y la parte de residencia derivarla hacia una empresa.

Mientras se espera un imparable avance de la gestión administrativa que asegure su apertura, el edificio está concluido. Las obras en el centro de discapacitados neurológicos Stephen Hawking, de Barros, comenzaron hace cerca de nueve años, y ahora se prevé que la instalación se ponga en servicio antes de finalizar 2017. Cinco años de espera. Ya que las previsiones iniciales marcaban como fecha de puesta en marcha del servicio el año 2012.

 

«Pelearemos»

El alcalde langreano fue ayer claro: «Desde la Alcaldía pelearemos para que este año pueda abrirse una parte del centro. Espero que así sea». Por lo que no se descarta que si desde el Gobierno central no se trabaja para dicha apertura desde Langreo podrían adoptarse algunas medidas de presión para reclamar una apertura que llevan años pidiendo vecinos, grupos políticos, colectivos de discapacitados etc....

El centro dispondrá de 90 plazas, 60 de ellas de estancia temporal por un máximo de 18 meses, y 30 más de centro de día. La primera estimación era la creación de unos 150 puestos de trabajo directos con su apertura. Los trabajos del Stephen Hawking se iniciaron en 2009 y estaba prevista su finalización en 2011, pero las empresas adjudicatarias se declararon en concurso de acreedores en 2012. Entonces la empresa pública Tragsa asumió la terminación de las obras, que tenían unos daños superiores a los esperados.

Los informes de esta empresa pública constataron anomalías en la estructura del centro que han motivado el retraso de las obras terminadas de forma reciente. Y que finalmente supuso una inversión superior a los 2,2 millones de euros que ya está finalizada.

El Alcalde reclama la apertura parcial este año del centro de discapacitados de Barros

La puesta en marcha del equipamiento está pendiente de la ley de uso y gestión

Langreo, Miguel Á. Gutiérrez, en La Nueva España

El alcalde de Langreo, Jesús Sánchez, aseguró ayer, que "peleará" para demandar ante el Gobierno central que el centro de discapacitados de Barros entre en funcionamiento de este año, aunque sea de manera parcial. "Ahora estamos pendientes de que se tramite la ley de uso y gestión que permita sentar las bases de funcionamiento del centro. En la última conversación que mantuve con la directora del Imserso me dijo que estaban en ello y estoy pendiente de poder comunicar con ella para ver cómo van esos plazos".

La ley, que se demoró por el retraso a la hora de elegir nuevo Gobierno, es la pieza clave para dilucidar si el centro tendrá gestión pública, privada o mixta. "Parece que la atención a los usuarios puede ser pública y otros servicios ser de gestión privada; habrá que ver qué pasa al final", indicó el regidor, para añadir a continuación: "Yo soy optimista y pienso que el equipamiento se podría abrir este mismo año, aunque sea por fases como ha ocurrido con el geriátrico de Riaño. Yo voy a pelear por ello".

Por otro lado, Sánchez se entrevistó ayer con el director general de Ordenación del Territorio y Urbanismo del Principado, Juan Fernández Pereiro. "Le hemos pedido que se ponga en marcha algún tipo de protocolo de actuación para permitir que los edificios catalogados que están en ruinas se puedan demoler. Lo que propusimos es que quien lo derribe tenga unas obligaciones posteriores, pero no podemos seguir con inmuebles en un estado de deterioro que amenaza la seguridad de los vecinos".

El planteamiento de Langreo pasa por "condicionar el derribo a que la estructura futura conserve algunas de las señas de identidad de la antigua edificación y respete su estética".

VER NOTICIA ANTERIOR DIRECTAMENTE RELACIONADA

15/01/2017 09:32. Administrador ;?>

Comentarios » Ir a formulario



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris